Vijay Govindarajan

Cómo Gestionar el Presente, Crear el Futuro y Repensar el Pasado

Cantidad de Vistas

13

Actualmente, vivimos en una era de cambio constante y vertiginoso. Por un lado, las nuevas tecnologías siguen emergiendo a un paso cada vez más acelerado y disruptivo creando no solo nuevas y mejores formas de hacer las cosas, sino facilitando la creación de nuevos modelos de negocio. Por el otro, la globalización trae consigo nuevos mercados, nuevos clientes, competidores no tradicionales, nuevas regulaciones y nuevos desafíos. Y por último, el internet y todas sus extensiones han creado una mucho mayor transparencia de la estrategia, acciones y desempeño de cualquier organización. Como resultado de estas fuerzas, las organizaciones hoy en día se han dado cuenta de la demandante realidad de que sus estrategias necesitan una constante redefinición, ya sea porque las antiguas suposiciones ya no son válidas, porque la estrategia previa ha sido imitada y neutralizada por los competidores o porque los desarrollos tecnológicos y la globalización ofrecen nuevas oportunidades no anticipadas.

A estas alturas, gran parte de los líderes han interiorizado que los nuevos tiempos exigen una visión diferente y una “caja de herramientas” nueva que abarca nuevas habilidades, métodos, métricas, mentalidades y enfoques de liderazgo. De igual forma, ya está asumido que crear un nuevo negocio y optimizar uno que ya existe son dos desafíos de gestión fundamentalmente distintos. El verdadero problema para los líderes hoy día es hacer ambas cosas simultáneamente, o sea, responder a las siguientes interrogantes cruciales: ¿cómo podemos cumplir con los requerimientos de desempeño del negocio existente al que todavía le está yendo bien mientras lo reinventamos y lo preparamos para el futuro? y ¿cómo podemos visualizar y hacer cambios en nuestro modelo de negocio actual antes de que una crisis o la competencia nos obligue a abandonarlo? La forma de hacer esto es distribuyendo la energía, el tiempo y los recursos de la organización de forma equilibrada.

En resumen, el gran desafío estratégico para las organizaciones consiste en lograr ese balance perfecto entre crear el futuro exitosamente mientras se gestiona con excelencia el presente. Dicho de otra forma, las organizaciones hoy día deben tomar acción en tres horizontes a la vez: primero, ejecutar el negocio central actual de la empresa al máximo de la eficiencia; segundo, tomar los pasos para no caer en las trampas inhibidoras del éxito pasado y tercero, inventar un futuro construido sobre ideas no lineales.

Comentarios sobre este tema